Bienvenidos a nuestra Web


Añadir a favoritos
Recomendar página

Síguenos en

Otros servicios

Acceso usuarios

Usuario

Contraseña

Header
Noticia
SEMIFINAL
La Mazorquinha, en modo título
Una manita le endosó el equipo capitaneado por Javier Comesaña a su contrincante, Atlético Jumanji. Un partido que empezó de forma igualada pero pronto cogió tintes amarillos. Rodrigo Echevarría se erigió como el hombre del partido con un doblete, seguido de Fernando Herrero con otro doblete y de Rafael Calbacho con un tanto.
Contenidos
Enrique Bajo prueba fortuna
El campeón del Calcio en el Clausura se enfrentaba al subcampeón de la máxima categoría de la Business en un partido que a priori daba como favorito al visitante. Ambos equipos contaban con todos sus jugadores y optaban por idénticas formaciones, 2-2-2. Se perfilaba en Olímpico una semifinal de Champions con un nivel altísimo y con una emoción sin precedentes. 

Los liverpulianos pronto tomaron la batuta de un encuentro que controlaron de principio a fin sin mucha oposición. Vicente Muñoz, Rodrigo Echevarría y Rafael Calbacho se encargaron de proponer el juego y el ritmo al que se jugaría, llevando el tempo de un partido que los tres controlaron a su antojo. Precisamente el último brindó la primera ocasión del encuentro con un golpeo desde la frontal que se fue algo desviado. 

Jumanji prácticamente no había entrado en juego y Rafael Cerrada, santo y seña del equipo, no lograba conectarse al partido. Los visitantes tocaban y tocaban ante un rival que parecía adormilado. En el minuto ocho, Rafael Calbacho apareció por banda derecha hasta línea de fondo y la puso al corazón del área para que Fernando Herrero rematara a placer, 0 a 1. 

El primer tanto confirmó la tranquilidad con la que estaban jugando los de Javier Comesaña a pesar del corto resultado. Jesús Navarro intentó poner las tablas de nuevo en el marcador en la primera jugada que tocó el balón, pero su chut fue manso a las manos de Ignacio Zornoza. En el minuto quince, pudimos comprobar la desconexión total de los locales al dejar rematar solo de cabeza un córner a Rafael Calbacho, lo que supuso el 0 a 2. 

El segundo gol hizo mella en los negros, que aun así no tiraron la toalla y pelearon de tú a tú ante su rival. Empezaron a gozar de más posesión en un final de primer tiempo más igualado. Enrique Bajo, más por desesperación que por una buena oportunidad, probó fortuna con un tiro lejano que se fue bastante desviado de la portería. Rodrigo Echevarría, en el veinte, demostró su gran eficacia de cara a puerta después de una jugada en la que los suyos entraron hasta la cocina, 0 a 3.

La segunda parte demandaba un plus de los locales o de lo contrario la goleada sería muy abultada. Haciendo un resumen del segundo acto, ese plus que se demandaba no llegó aunque tuvieron un par de ocasiones que hicieron tambalear los cimientos de los reds. De todas formas, la calidad se impuso de nuevo en el once con un jugadón de Rafael Calbacho, que sentó a su par en la frontal y sacó un latigazo imparable para Xavi Sanz, 0 a 4. 

El partido estaba más que sentenciado y el ritmo decayó, tanto por la rendición de los locales como por la conformidad de sus rivales, que ya tenían la mente puesta en la final. No obstante, Rafael Cerrada dejó destellos de su enorme calidad con una doble ocasión que no tuvo éxito. El 14 estrelló ambos disparos ante defensa y portero y la frustración se terminó de apoderar en los suyos. 

La Mazorquinha estaba firmando un partido de diez en una semifinal con victoria más que merecida. Efectividad en ataque y un muro defensivo en el que prácticamente no entraron adversarios. Para colofón final el cierre del partido. Fernando Herrero, sobre la bocina, se sacó de la chistera un latigazo desde prácticamente el medio campo por banda derecha, que sorprendió a Xavi Sanz y acabó colándose entre los tres palos, 0 a 5. 

Duro varapalo para los negros tras el pitido final a un partido en el que llegaban con muchas ilusiones de pasar a la gran final. No pudo ser, pero el partido que hicieron fue bastante meritorio. La Mazorquinha, por su parte, firma un auténtico partidazo a pedir de boca en el que manejó el ritmo de juego y las ocasiones de principio a fin en un partido muy controlado. Sin ninguna duda, un pase a la final más que merecido en un último encuentro de infarto ante Chaqué Madrid.


Ver fotos y estadísticas del partido